CREER PARA VER

Voy a contarte una breve historia, que estará en el libro de ventas que estoy escribiendo, con respecto a cómo dupliqué las ventas mensuales.

Contradictoriamente al pensamiento popular que promulga la frase “Ver para creer” (Santo Tomás), propongo pensar en la frase “Creer para ver”.

Esta forma de pensar está  basada en lo que las religiones y los creyentes llaman Fé y los empresarios llaman “Visión”.

Sin caer en el misticismo, estoy convencido que primero deberíamos Creer íntimamente en algo, para que después podamos transformarlo en realidad.

Esto pasa en todos los órdenes de la vida, a deportistas, empresarios, exitosos, etc.  Y  también a nosotros nos pasa, sino piensa en algo que hayas deseado hacer o tener, pero que lo hayas deseado fervientemente con el corazón y la mente.  Recuerda, seguramente lo has conseguido.

Hace muchos años atrás, en mis comienzos como instalador, me encontraba trabajando en el quincho de mi casa (en Argentina, le llamamos así a un espacio acogedor y generalmente rustico, separado de la casa principal, en donde nos reunimos con amigos para compartir asados y charlas.);  pues allí tenía un improvisado taller/oficina, luego de que mi esposa  “me sugiriera amablemente” que me llevara las dos o tres centrales de alarma (que eran todo mi capital) del comedor de mi casa, pues ya no había espacio para todos.

En esos momentos  y con mucho esfuerzo, estaba vendiendo e instalando dos o tres sistemas de alarma por mes, y por supuesto, estaba convencido que eso era todo lo que se podía vender.

Entonces recibo una llamada de una empresa más  grande que la mía (todas eran más grandes) para ofrecerme unos productos que ellos vendían y además monitorear  mis  sistemas de alarma.  Concretamos  una cita.

Arreglé  “el quincho” lo mejor que pude para que se pareciera a una oficina, aunque no sabía cómo disimular la parrilla de los asados, y los esperé.

Llego el día de la reunión, conversamos amablemente y en un momento como al descuido, el representante de esa empresa, me comentó la cantidad de instalaciones que estaban haciendo por mes.

Realizaban 27 (veintisiete) instalaciones promedio por mes.  Trate de disimular mi asombro y “vergonzosamente le mentí” diciéndole que yo hacía más instalaciones de  las que  en verdad hacía.

A las dos horas terminamos de conversar  y se fueron.  Una vez que me quede a solas comencé a pensar… ¡27 sistemas por mes eran muchas!.  Claro,  justifique, ellos tenían más técnicos y la ciudad donde ellos operaban era tres veces más grande que la mía.  Así que luego de esto, volví a mis pensamientos positivos.

Me plantee, que si mi ciudad era tres veces más chica, yo tendría que instalar normalmente nueve sistemas por mes.  Eso no tendrìa que ser una locura, era posible.

En aquel momento, yo trabajaba con un ayudante y mi hermano,  que se encargaba  de visitar gente y vender.

Luego hable con él y le dije que yo CREIA que podíamos vender  nueve (9)  sistemas por mes, y me miró con asombro. Pero en  lugar de ponernos a pensar  el porqué  “NO” se podría hacer, nos abocamos a pensar en las posibilidades que teníamos del porqué  “SI” se podría hacer.

Cuando yo CREÍ que era posible, mi cabeza  y mi corazón se alinearon con esa posibilidad y nuevas ideas surgieron para lograrlo.

Las cosas suceden así, primero creer fervorosamente que es posible y alinearse con una meta que te motive y movilice. Si eso sucede es casi imposible fracasar.

Volviendo a mi relato anterior, los meses siguientes tuvimos un promedio de ocho  sistemas vendidos e instalados por mes.

La pregunta que nos podríamos  hacer es:  ¿Qué cambió externamente para que eso sucediera? ¿Cambió el gobierno, cambió la economía del país?

La respuesta es: NO,  no cambió nada externo

Solo hubo un cambio interno, un  cambio de pensamiento.

Empezamos a CREER que era posible y se abrieron nuevos caminos. Lluego, nos pusimos en marcha creando nuevas estratégias, que antes NO veíamos y produjimos los cambios externos necesarios para llegar al objetivo.

CREER PARA VER  y luego realizar.

 

Un gran saludo

Marcelo Giles

http://cursoinstalaciondealarmas.com/curso

11 Response Comments

  • Ignacio Manquián H.  septiembre 25, 2012 at 3:50 am

    Motivante tu relato, si me sale todo bien el 20 de octubre estaré en Rio Gallegos en Pcia de Santa Cruz en un torneo de Karate, oportunidad que aprovecharía para dejar mi dinero con las instrucciones a un amigo para concretar la compra del curso.

    Estamos en contacto. enviame a mi correo los valores actualizados.

    Un gran abrazo.

    Responder
  • francisco Lozano  septiembre 25, 2012 at 12:25 pm

    Cordial saludo Marcelo, esas historias de vida ayudan mucho a personas y empresas a salir adelante….darnos cuenta que las oportunidades estan a nuestro alcance y que es cuestion de cambiar de actitud y hacer posibles nuestras metas, gracias por tus enseñanzas…un abrazo desde Colombia.
    Francisco Lozano

    Responder
  • marcelo alejandro schepko  septiembre 25, 2012 at 12:33 pm

    Marcelo tremendo la historia q contas pero muy real xq si uno quiere ver lo q nunca vio tiene q hacer lo q nunca hizo y es comenzar a pensar de una prepectiva diferente,yo digo romper con estructuras,paradigmas q uno ya las tiene cuando nace pero q no es imposible cambiar y como vos decis comenzar a ceer para poder ver aquellas cosas q estan escondidas en nosotros y q desconocemos.muy bueno lo q escribiste.

    Responder
    • Yesid Conde  septiembre 25, 2012 at 1:00 pm

      Marcelo, es muy motivante su relato y edificantes sus palabras.

      nosotros en este mundo, en esta dimension debemos hacer lo pocoble, Dios hará lo imposible.
      muy cierto que, si cambiamos por dentro, entonces cambiará todo a nuestro favor.
      Dios les bendiga y proteja inmensamente.
      Yesid Conde

      Responder
  • german  septiembre 25, 2012 at 2:48 pm

    Genial Marcelo. Como siempre muchas gracias.

    Responder
  • hilda  septiembre 25, 2012 at 4:59 pm

    Gracias!, muy bueno, en este caso yo me dedico a las ventas en una ciudad muy pequeña, es así vendo 2 o 3 por mes, a veces creo que se me es imposible!, veré la manera de pensarlo para que surja y tener 9 de promedio!!. darías a conocer MARCELO alguna manera de llegar a la gente para obtener mejor resultado?. Gracias. Hilda

    Responder
  • Dario  septiembre 25, 2012 at 7:58 pm

    Hola Marcelo muchas gracias por la informacion motivante,estoy en ese camino.

    Responder
    • Marcelo  septiembre 25, 2012 at 9:56 pm

      Estimados Amigos. Gracias por sus comentarios.
      Estoy convencido que a todos nos merecemos que NOS VAYA BIEN.
      Y quiero aprovechar la oportunidad que me da este medio de comunicación para motivarlos a lanzarse y emprender todas las cosas que DESEEN hacer, que no es necesariamente este curso, sino realmente lo que deseen hacer y los haga dignos de transitar esta hermosa vida.
      Un gran saludo
      Marcelo

      Responder
  • Nelinho  octubre 11, 2012 at 4:23 pm

    Gracias por las palabras de aliento te cuento que aqui existen problemas en la empresa que trabajo con el govierno, y como te dije antes tengo la conviccion de ser a la larga o la corta un gran instalador de alarmas de seguridad, estoy juntando platita para adquirir los cursos completos un poco de paciencia y gracias por la motivacion .

    Saludos : Atte Nelinho

    Responder
    • Marcelo  octubre 12, 2012 at 3:26 am

      Hola amigo.
      Tranquilo, las cosas llegaran al tiempo que sean convenientes.

      Responder

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.